El maestro superó al más aventajado alumno de la tauromaquia mexicana.

20130123-073608.jpg

La afición mexicana tenía la oportunidad de ver un mano a mano entre un mexicano y un español, la historia une a estas naciones y en esta ocasión era la fiesta brava la que daba cita a una multitud que fue capaz de llenar la plaza de toros más grande del mundo, el primer gran lleno de la temporada 2012 – 2013, solo lo podían provocar por un lado uno de los mejores matadores del mundo de la actualidad y el cual desde su aparición en los ruedo como niño toreo logro un romance con la afición mexicana el maestro Julián López Escobar “El Juli” y por otro lado su alternante, la joven promesa mexicana que para muchos está llamado a ser la proxima figura del toreo de México, nieto, hijo y sobrino de grandes toreros del país: Diego Silveti del Bosque.

Para muchos un mano a mano apresurado, considerando que apenas la temporada pasada Diego había tomado la alternativa en la monumental de insurgentes, y por otro lado a sus apenas tres décadas de vida Julián ya esta convertido en figura del toreo a nivel mundial, sin embargo la expectación que levanto dicho cartel provoco que se agotaran todas las localidades y por consecuencia existiera un lleno hasta el reloj en el coso taurino.

Las malas noticias no tardaron en llegar y se informaba que el encierro anunciado en un principio por la ganadería de Don Fernando de la Mora seria parchado por decisión de las autoridades de la plaza con tres astados de la ganadería de Montecristo, lo cual demeritaba de cierto modo tan esperada corrida, sin embargo el reloj ubicado en las alturas de la plaza anunciaba las cuatro y media de la tarde y con ello el inicio del festejo, se presentaban ambos matadores ante una plaza repleta y un ole indescriptible de 40 mil personas seguido por fuertes palmas que invitaba a los toreros a saludar en el ruedo, desde el primero en salir por la puerta de toriles el Juli mostraba su maestría para torear con tremendos doblones y lidiando al toro como pocos lo hacen, lástima que haya fallado con la espada por que perdió merecidos trofeos, el turno era para el local matador un toro que no lo ayudo en lo mas mínimo y que al final del tercer tercio volteo hacia el tendido haciendo señas que para el próximo habría mejor suerte, el tercero de la tarde le correspondía al maestro español el cual volvió a repetir tremenda faena y esta vez si estuvo acertado con los acero y logro tremendo estoconazo que le valieron dos merecidas orejas, lo más rescatable del cuarto que le correspondió a Silveti fue el segundo tercio donde la figura fue el banderillero Cristian Sánchez con un par nunca antes visto, donde aguanto al toro dando juntos una vuelta entera y clavando con gran maestría las banderillas lo cual fue premiado por el publica con una gran ovación. En su última aparición el matador español no tuvo suerte con su astado y tuvo que abreviar la lidia, por su cuenta Diego Silveti aprovecho al que cerró plaza para cuajarle una buena faena y obtener así una meritoria oreja.

Esta ocasión quien gano fue la fiesta brava frente a sus detractores, pues demostró que la afición taurina es capaz de lograr llenar la plaza más grande del mundo una vez más. #SialosToros

Oscar Torres

@oscart_Azul

Compartir...Email this to someoneShare on Google+Share on FacebookTweet about this on Twitter

Author: Carrillo180

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.