Janowicz y su cita con la historia

Alce la mano si el último Masters del año le generó menos interés después de la baja de Federer, alce la mano si creyó que el torneo perdería su atractivo sin Djokovic y Murray en las instancias decisivas, alce la mano si antes del 29 de octubre había visto algún juego de Jerzy Janowicz, o más fácil, si su nombre le resultó familiar cuando lo vio en el cuadro principal.
Veamos desde el principio, cuando los preparativos en París dieron un vuelco luego de la ausencia del campeón defensor, Roger Federer; un anuncio que precedería muchas sorpresas.
En la primera ronda resaltaron las victorias de todos los franceses y de la mayoría de jugadores procedentes de la clasificación. Los principales sembrados del cuadro se presentaron hasta la segunda vuelta, digna del olvido para algunos, encabezados por Novak Djokovic, quien se despidió rápido luego de una remontada increíble de Sam Querrey. Por si fuera poco también perdió John Isner, ante un inspirado Michael Llodra; Richard Gasquet, una de las cartas fuertes de los locales, cayó con el sudafricano Kevin Anderson; y Marin Cilic, preclasificado trece, quien perdió frente al ahora famoso Janowicz.

Sin Nole, los reflectores apuntaron a Andy Murray, el británico vive su mejor temporada y era lógico el mote de favorito. Su rival era un polaco de 21 años con algunos pasajes interesantes en su carrera como juvenil y su mejor puesto en el escalafón de la ATP ha sido el 64. En primera instancia se deshizo de Philipp Kohlschreiber (el alemán suele ubicarse dentro de los primeros 20), luego del buen sacador croata Cilic y frente al campeón olímpico se albergaban pocas esperanzas.

Luego de un partido brillante, con un primer servicio efectivo y con la madurez requerida para enfrentar tal escenario, Janowicz se recuperó de un punto de partido en contra y confirmó con la eliminación de Murray, que el sueño iba en serio.
En esa tercera ronda cayeron también Juan Martín Del Potro, Milos Raonic y Kei Nishikori; la ‘Torre de Tandil’ no pudo ante el local Llodra, quien a la postre sería semifinalista; el canadiense Raonic hasta cierto punto decepcionó contra Querrey, si bien el estadounidense vivía un momento inmejorable tras eliminar a Djokovic, el pupilo de Galo Blanco sufrió con su segundo saque y extrañó la contundencia de sus servicios directos que le caracteriza. Por último, el japonés Nishikori no se presentó en su duelo contra Gilles Simon, con lo cual alimentó más las expectativas del público parisino para que el título se quedara en casa.

Para los cuartos de final, Tipsarevic no concluyó su partido contra Janowicz, pues el serbio ya estaba clasificado para el Torneo de Maestros y no se arriesgó a llegar con molestias físicas, además el polaco tenía ventaja de 4-1 en el set decisivo. Simon despachó a Tomas Berdych y Llodra terminó con la participación de Querrey, sólo faltaba que Jo-Wilfried Tsonga se uniera a estos dos para asegurar presencia gala en la final; sin embargo Tsonga enfrentó al aguerrido David Ferrer, quien no le dio oportunidad de quiebre y dominó con comodidad el segundo saque del francés.
Ferrer llegó a semifinales siendo el único preclasificado, aunque sin títulos en eventos de esta categoría. Frente a Llodra salvó diez de los once puntos de quiebre que encaró para consumar su cuarta aparición en finales de algún Masters. Janowicz acabó con el sueño francés al derrotar a Simon y de paso emuló la hazaña del israelí Harel Levy en el 2000, quien en su primera aparición en torneos Masters 1000 alcanzó la final.

Ya en la final, Ferrer ocupó una hora y 27 minutos para terminar la semana de ensueño del joven polaco. El valenciano de 30 años sentenció el partido en sets corridos, 6-4 y 6-3; su primer corona de Masters 1000 será una inspiración importante de cara al cierre de año que incluye el Torneo de Maestros en Londres que empieza mañana, así como la final de la Copa Davis con España del 16 al 18 de noviembre.
A Janowicz le queda esperar la revancha, como dijo en la premiación, y seguir creciendo con esa derecha tan talentosa, así no volverá a dormir en su auto cuando compita en otros torneos, como le pasó hace algunos años.
Ahora sí, alce la mano quien ha visto jugar a Jerzy.

Compartir...Email this to someoneShare on Google+Share on FacebookTweet about this on Twitter

Acerca de 

Socialisté. Pensador en Básico.mx. Humanista. Águila. Esperando que Temo esté dirigiendo la Selección Nacional.

Author: Alberto Cruz

Socialisté. Pensador en Básico.mx. Humanista. Águila. Esperando que Temo esté dirigiendo la Selección Nacional.

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.