Un sábado con la Monumental

Porra MonumentalDesde afuera del estadio los ánimos comienzan a caldearse. Es el Azteca, si, pero el río de gente vestida de verde esmeralda parece muy grande.

Más grande de lo que debiera.

Llegan camiones, coches y hasta taxis, también verdes, con sitios de León, Guanajuato. La gente espera lo mejor.

Antes de que empiece el partido, guerra de porras, aunque los americanista son más escandalosos de repente se ven superados por los de verde; el grito de Leeeeón parece muy fuerte.

Inicia un primer tiempo y estos primeros minutos son muy tensos con llegadas inofensivas por parte de ambos equipos. El américa falla varias que parecía hechas. El ambiente se siente tenso y los tamborazos de la porra monumental parecen marcar el ritmo cardíaco en todo el estadio.

Medio tiempo.

El partido, hasta el momento se ha sentido sumamente denso; más oportunidades para el América que falló dos con la portería prácticamente abierta.

El show de medio tiempo corre en manos de un individuo llamado Jonathan que, desde un estrado colocado en la media cancha, toma el micrófono para llamar a su novia y declararle su amor frente a todo el estadio.

Luego de que la chava sube al estrado, ambos se abrazan y besan en algo que quiere parecer “espontáneo” para más tarde brindar con una lata de refresco dietético.

Ante el desconcierto de la gente, que no sabe si lo que está viendo “es en serio” pronto queda claro que todo es un mega anuncio de Coca Cola.

Arranca es segundo tiempo y el León anota en los primeros minutos. La gente de verde está emocionada mientras que los americanistas aprietan la mandíbula; la porra monumental parece sacar aun más energía de la derrota parcial.

De pronto jugada en el área y el balón toca las redes; parece que el América comienza a remontar, pero malas noticias: el árbitro marca un fuera de lugar y la porra se subleva.

El juego poco a poco comienza a “cambiar de lado” y el América se ve cada vez más peligroso; finalmente cae el gol y el partido parece tener mucho todavía: si antes hubo tensión ahora esta es prácticamente física.

Durante la recta final del partido el América finalmente se las ingenia para meter el segundo gol. Las porras verdes quedan silenciadas y el “oooole” hace su aparición. Los americanistas festejan, con toda justicia.

Termina el partido y las aguas regresan a su nivel. El público que hizo el viaje desde el Bajío se retira con la sensación de que hubiera sido genial regresar a casa con el empate.

Los americanistas festejan y la Porra Monumental está que no caben si misma.

Los directamente afectados son una serie de “panzas verdes” cuyo único pecado fue el de estar en un palco demasiado cerca; las mentadas, los insultos y las burlas están a todo lo que dan, mientras que el estadio, que únicamente recibió a 40 mil espectadores, poco a poco se va vaciando.

Ya nos veremos el próximo año en el Nou Camp.

Compartir...Email this to someoneShare on Google+Share on FacebookTweet about this on Twitter

Acerca de 

Socialisté. Pensador en Básico.mx. Humanista. Águila. Esperando que Temo esté dirigiendo la Selección Nacional.

Author: Alberto Cruz

Socialisté. Pensador en Básico.mx. Humanista. Águila. Esperando que Temo esté dirigiendo la Selección Nacional.

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.