Una de cochos

20130123-071219.jpg

Administrar fármacos o sustancias estimulantes para potenciar artificialmente el rendimiento del organismo con fines competitivos. Así define el diccionario de la Real Academia Española la palabra dopar.

Le podrán decir de mil maneras a Lance Armstrong y por supuesto que es culpable y no lo defiendo ni mucho menos. Ganó siete veces el Tour de Francia y a todos nos apantalló con esa hazaña, después llegó la decepción de todos, cuando Lance se sinceró con Oprah Winfrey de que se dopó, y que de ninguna manera había posibilidad de lograr lo que el hizo sin utilizar alguna sustancia prohibida.

Es un hecho que el dopaje y el deporte en estos tiempos van de la mano. Cualquier deportista de alto rendimiento o de nivel profesional (porque no es lo mismo) utiliza el dopaje. Ojo de ninguna manera estoy metiendo a colación las drogas ilegales. En cualquier disciplina deportiva los atletas requieren de un “empujón” para lograr ciertos objetivos.

Maradona alguna vez comentaba que para jugar en la Cd. de México en el Mundial del 86 los argentinos tomaron una “agüita milagrosa” porque era imposible aguantar la altura de la capital. En el béisbol de las Grandes Ligas la generación de Bonds, McGwire, Sosa, Clemens entre otros abrazaron el dopaje como una manera de potenciar artificialmente el rendimiento. En el fútbol americano el uso de los esteroides es pan de todos los días. En Jamaica extrañamente de un tiempo para acá el rendimiento de los atletas ha sido de una u otra manera alterado con resultados sorprendentes, y así podría seguir.

En este siglo 21 el uso del dopaje genético será un tema muy complicado y muy perseguido, todo para incrementar considerablemente las habilidades físicas de cualquier deportista, ahora es muy costoso, en unos años será muy accesible. Se creé que desde los juegos olímpicos de Beijing 2008 este tipo de dopaje estuvo presente sin embargo es prácticamente indetectable. Imagínense alterar tus genes para lograr mayor resistencia o velocidad, por decir algunas habilidades.

¿a dónde vamos a parar? Las autoridades deben llegar a una regularización. El dopaje desde suplementación hasta el uso de fármacos permitidos legalmente debe de aceptarse hasta cierto punto. Es imposible lograr las hazañas que hemos visto en los últimos años sin ningún tipo de dopaje. Si Lance Armstrong utilizó el dopaje no dudo ni tantito que así lo hayan hecho la mayoría de los competidores de La Tour. Lance es culpable de habernos mentido pero de ninguna manera estuvo solo en esto, ¿Qué me dicen de sus médicos, patrocinadores, entrenadores, coequiperos incluso autoridades de la UCI? Lance es la punta del iceberg de eso no tengo ni la menor duda.

Tengan una gran semana mis queridos Sportivos y por favor practiquen deporte.

@sergiotrivino9

Compartir...Email this to someoneShare on Google+Share on FacebookTweet about this on Twitter

Author: Sergio Trevino

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.