Los V6 turbo avanzan, el “efecto suelo” se cancela

20121205-215328.jpg

Entre las novedades que se originaron en la asamblea del Consejo Mundial del Deporte Motor, sólo una significa un paso atrás respecto a lo planeado con anterioridad: la eliminación de los diseños avocados a mejorar el “efecto suelo” para dar prioridad a las especificaciones aerodinámicas vigentes desde hace tres años. Al menos, ahora el cambio a las motorizaciones turbocargadas dio un gran paso para asegurar su futuro.

Me emocionan los cambios que se avecinan en la Fórmula 1, va a ser un cambio total con la implantación de los motores 1.6 turbo con una potencia sin revelar, pero que revive esas glorias ochenteras de 1000 caballos por litro de cilindrada aunadas a un KERS de 163 caballos de fuerza (120 Kw).

Más allá de atractivo zumbido del turbo por las pistas y la buscada con ahínco reducción de emisiones contaminantes, el tema en el asunto es de nueva cuenta el dinero. Los costos de producción reducidos tras ocho años de producción del actual V8 permite a los equipos privados motores asequibles, situación que se opone a la novedad y altos costos de la nueva motorización.

Unos de los puntos principales de este cambio de motores es que la FIA busca que más fabricantes se acerquen al deporte, Volkswagen sonaba muy fuerte cuando la configuración era cuatro cilindros turbocargado, configuración por demás conocida por ser común en los autos de calle; pero los alemanes renunciaron. Por lo tanto la FIA siguió la tendencia de la FOTA y decantó por el V6 que nos ocupa.

Aquí empieza el duelo de intereses, los constructores ya tienen muy desarrollado el proyecto, por lo tanto ya no frenarán el desarrollo y buscarán venderlo a los tres equipos permitidos por la FIA; nudo que Jean-Francois Caubet replantea y afirma que mientras a más equipos surta el mismo motorista los costos de producción disminuirían. En el mismo tenor, Norbert Haug asegura que en un periodo de cinco años, los motores “no serán un problema muy grande”.

En la otra esquina están los equipos de Force India hasta Caterham, a excepción de Toro Rosso, quienes no pueden desembolsar en un apartado sin descuidar otro. Para su beneficio, lograron una prórroga de un año para la institucionalización de estas motorizaciones, lo cual, según Haug podría volverse una estrategia continua al 2015, 2016 y así sucesivamente.

Si las nuevas motorizaciones se imponen dentro de dos años, se presentaría un horizonte poco poblado, los equipos de constructor seguirían en el campeonato con el valor agregado de que los motores turbo permiten una gran variabilidad en las puestas a punto y en cierta forma, el protagonismo de la mecánica se recuperaría ante el actual papel de los neumáticos.

La posibilidad de ver una renovación en el equilibrio de las fuerzas punteras se pierde junto a la cancelación de las regulaciones aerodinámicas propuestas, una lástima ya que era la oportunidad perfecta para que una genialidad de Mercedes, Ferrari, McLaren o cualquier otro de la parilla sorprendiera a los Red Bull.

@Herr_FER

Compartir...Email this to someoneShare on Google+Share on FacebookTweet about this on Twitter

Acerca de 

Productor de Radio y TV de programas deportivos. Aficionado a los Pumas, Real Madrid.
Fan de todo mexicano que se decida a destacar en cualquier disciplina

Author: Oscar Hernandez

Productor de Radio y TV de programas deportivos. Aficionado a los Pumas, Real Madrid. Fan de todo mexicano que se decida a destacar en cualquier disciplina

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.