La topografía y clima son el crucigrama a resolver en Interlagos

En la Fórmula 1 como en el golf, los competidores deben analizar, comprender y adaptarse a la superficie para lograr acertar con la meta. En el deporte motor, se analizan las curvas, las zonas de frenado las longitud de las rectas, el desgaste de los neumáticos y los frenos y muchas más variantes. Es por ello que cada circuito es un reto para los ingenieros, quienes tiene gran parte de la responsabilidad del triunfo encabezado por el piloto.

La variables que presenta el circuito José Carlos Pace, en las cercanías de Sao Paulo, son únicas en el año, ya que el clima ecuatorial se acompaña de una altura sobre el nivel del mar que asciende a 800 metros, lo cual representa las máxima altitud a la que se corre un Gran Premio de la categoría. Lo anterior significa, que al ser motores sin admisión forzada de mezcla, pierden potencia al disponer menos oxígeno. Esta variable topográfica trae como consecuencia el menor consumo promedio de combustible de todo el año.

Respecto a las curvas que componen este tradicional circuito de la Fórmula uno se puede decir que son 10 que doblan hacia la izquierda y 5 a la derecha,  ninguna se aborda con la primera marcha engranada, pero si hay dos en las que la velocidad de paso es inferior a los 100 kilómetros por hora, asimismo hay otros dos giros en lo que la velocidad es mayor a los 250 kilómetros por hora. Hay tres frenadas potentes pero sin que repercutan en un sobre calentamiento de este sistema.

En contra parte, el acelerador se pisa a fondo el 70% de la distancia de la vuelta, siendo 16 segundos el mayor periodo; la velocidad máxima sin DRS es de 310 kilómetros por hora. El total de cambios por carrera son 2982, es decir 42 por vuelta.

El carril de pits es uno de los más largos de la temporada, inicial en la salida de la curva 15 y termina en la dos. Se estima que se pierden 13 segundos en su recorrido.

La climatología también quiere lucir en la definición del campeonato, se espera un 10% de probabilidades el viernes y el sábado en oposición al domingo en el que las posibilidades de que aparezca la lluvia será del 60%, lo que presenta el escenario ideal para prolongar la lucha por el campeonato hasta la última vuelta, el agua será probablemente el mejor aliado de Fernando Alonso para combatir la superioridad del RB8 y Sebastián Vettel. Siempre y cuando la lluvia no se transforma en diluvio, el suspenso y las acciones está garantizadas.

Alonso resume todo lo que representa el Gran Premio de Brasil: “Faltan 71 vueltas el domingo que seguramente van a ser emocionantes y quizá va a haber un poco de nervios. En cuanto a más nervioso, supongo que él, ya que tiene 13 puntos de ventaja, las últimas seis o siete carreras hace la Pole y gana la carrera, por tanto es difícil imaginar que le vamos a recortar 13 puntos, para nosotros, para la gente y para él también será difícil imaginarlo, por tanto, tiene mucho que perder, poco que ganar y nosotros todo lo contrario, poco que perder y mucho que ganar”.

@Herr_FER

Compartir...Email this to someoneShare on Google+Share on FacebookTweet about this on Twitter

Acerca de 

Socialisté. Pensador en Básico.mx. Humanista. Águila. Esperando que Temo esté dirigiendo la Selección Nacional.

Author: Alberto Cruz

Socialisté. Pensador en Básico.mx. Humanista. Águila. Esperando que Temo esté dirigiendo la Selección Nacional.

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.