La F1, el entretenimiento de millones y los millones de unos cuantos

20130112-114954.jpg

Continuando la revisión del artículo Formula One’s new urban economies de los autores Lefebvre, S., & Roult, R. (2011), los autores comparan los números de espectadores en los circuitos de Montreal y el de Estambul, el circuito de Quebec logró reunir 85 mil espectadores in situ y 90 millones de televidentes, en contraste, la sede turca tuvo 32 mil y 85 millones respectivamente. Señalan que para ser viable la recuperación de los fondos invertidos se necesita de al menos una permanencia en el calendario de 10 años.

Para la fecha en la que se realizó el estudio aún Turquía era una de las fechas del Mundial, pero ahora ya no lo es, lo que incrementa la validez de este punto, el evento se realizó del 2005 al 2011 por lo tanto no se alcanzó la rentabilidad. la Unión de Bolsas y Cámaras de Comercio de Turquía (TOBB), la Cámara de Comercio de Estambul (ITO) y la Gran Municipalidad de Estambul (IBB) fueron los promotores y constructores del circuito, pero ante la falta de asistencia tuvieron graves pérdidas al grado de que las arcas de la ciudad estuvieron bajo riesgo. El magnate británico compró la deuda y las instalaciones por 35 millones de euros.

El gobierno turco comprometió su futuro por las esperanza de una proyección internacional que no alcanzó, trató de alcanzar ese estatus internacional que representa la Fórmula 1, vendió a sus pobladores la esperanza del progreso que se convirtió por poco en una deuda. “Estos negocios son máquinas de apoderamiento de empresarios en detrimento de la población convencidos del patriotismo”. La máxima de los emperadores romanos “al pueblo pan y circo” funciona para la Fórmula 1, por unas cuantas horas de entretenimiento, un país completo pueden perder su equilibrio económico.

Por lo tanto, para que un proyecto de esta naturaleza, en la que los intereses públicos están en juego y tiene una amplía responsabilidad civil, es deber de los responsables de los proyectos garantizar las sostenibilidad económica, social y ecológica de cara al evento, visualizar al Gran Premio más allá de una enorme vitrina internacional.

Los países olvidan sus verdaderas necesidades, es una tristeza que la educación, la seguridad pública y el empleo o la falta se este sean ignorados para dar paso a un negocio en el que las futuras ganancias son calculadas especulativamente; son inversiones millonarias que pueden convertirse en despilfarros según lo visto en el caso turco.

El Gran Premio de Estados Unidos se subió exitosamente al tren de la Fórmula 1, tras una inversión aproximada de 300 millones de dólares, seguramente los promotores del evento buscarán recuperar su dinero, lo cual no parece un problema en vista de la aceptación reflejada en las tribunas repletas los tres días de competencia. El hecho de que ellos sean una potencia mundial tampoco les hace ver hacia el grueso de la población, su mirada capitalizadora no les permitió hacer un evento como el que Londres dio cabida en las Olimpiadas. En este aspecto, la Fórmula 1 está a años luz de lograr esta madurez.

@Herr_FER

Compartir...Email this to someoneShare on Google+Share on FacebookTweet about this on Twitter

Acerca de 

Productor de Radio y TV de programas deportivos. Aficionado a los Pumas, Real Madrid.
Fan de todo mexicano que se decida a destacar en cualquier disciplina

Author: Oscar Hernandez

Productor de Radio y TV de programas deportivos. Aficionado a los Pumas, Real Madrid. Fan de todo mexicano que se decida a destacar en cualquier disciplina

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.