El largo camino a Austin 2012

20121112-095439.jpg

2005 fue el inicio del fin de otra época del Gran Premio de Estados Unidos; los neumáticos Michelin no dieron el ancho para soportar las fuerza gravitatorias de la curva aperaltada del óvalo de Indianápolis, como consecuencia sólo seis autos finalizaron la prueba incluidos los dos Ferrari encabezados por Michael Schumacher quien obtuvo ese fin de semana su única victoria de la temporada. Obviamente la inconformidad de los espectadores dejó una huella indeleble entre los organizadores y ya no se dispusieron a renovar su contrato por considerarlo excesivo.

Siguieron años con tantas nuevas sedes que difícilmente se extraño la visita a la nación de “las barras y las estrellas”, pero el mercado es muy grande para la categoría y la fama de ésta es necesaria para que los Estados Unidos se mantenga como una referencia en el aspecto deportivo, asimismo, los americanos ansían repetir las glorias de Phil Hill y el italo-americano Michael Andretti.

Con esto en la mente Ken Anderson y Peter Windsor anunciaron el 24 de febrero que aspiraban a participar en el año 2010 con una escudería totalmente estadounidense con en afán de promover los avances tecnológicos y el talento de esa nación, pero el proyecto no se completó, en parte por supuestos errores cometidos por sus directivos y en otra por la falta de soporte económico; poco a poco los patrocinadores los dejaron por lo cual la FIA no les permitió competir por no tener la solvencia necesaria además fueron multados con 309 mil euros y se les prohibió competir en categoría alguna sancionada por el cuerpo rector del deporte motor.

También en 2010 se empezó a configurar el que sería el Gran Premio de Estados Unidos, ya se consideraba seriamente regresar al Indianapolis Motor Speedway o en un circuito urbano en Nueva Jersey con Manhattan como telón de fondo, pero en mayo de este año, “Bernie Ecclestone” y la promotora Full Throttle Productions firmaron un contrato que les obligaba a los segundos a tener una sede lista para el 2012.

Pero la historia parecía repetirse, en noviembre de 2011, Ecclestone rompió el contrato con la promotora, por lo que el magnate inglés daba casi por sentado la eliminación de la fecha norteamericana del calendario 2012 por falta de pagos. Ante este panorama los organizadores detuvieron las obras hasta Red McCombs y Bobby Epstein firmaron un nuevo acuerdo. Todas las especulaciones terminaron el 25 de septiembre de 2012 Charlie Whiting visitó las instalaciones y les dio el visto bueno para que los 24 monoplazas pisaran el asfalto en 16 de noviembre del mismo año.

Las instalaciones del Circuito de las Américas, al igual que todos los otros “tilkódromos” cuenta con una variada infraestructura: un salón para banquetes y un espacio exterior dedicado a conciertos de música. Además, se planea una ampliación que incluya un club de automovilismo, una pista de karts, una gran plaza y una torre.

Ecclestone aplaude el nuevo circuito, apunta que por primera vez desde 1980, “el Gran Premio de los Estados Unidos será hospedado en unas instalaciones de clase mundial hechas de ex profeso para la ocasión”.

Aparentemente los instalaciones del Circuito de las Américas, serán espectaculares, no en vano se invirtieron aproximadamente 400 millones de dólares y en este caso la típica espectacularidad estadounidense, Me lo imagino desde ya como Las Vegas de la Fórmula 1.

@Herr_FER

Compartir...Email this to someoneShare on Google+Share on FacebookTweet about this on Twitter

Acerca de 

Socialisté. Pensador en Básico.mx. Humanista. Águila. Esperando que Temo esté dirigiendo la Selección Nacional.

Author: Alberto Cruz

Socialisté. Pensador en Básico.mx. Humanista. Águila. Esperando que Temo esté dirigiendo la Selección Nacional.

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.