63 años de revoluciones pero sigue siendo la misma F1

20130117-134705.jpg

La Fórmula 1 y la política no siempre fueron una parte de la otra, en su primera etapa, lo que contaba era tener un gran auto, es más, la aerodinámica ni siquiera se aplicaba, lo único valioso era tener un motor potente, unos frenos que respondieran oportunamente y mucho, pero mucho piloto. Los pequeños motores V12 rugían de la mano de los italianos, Ferrari, Maserati y Alfa Romeo eran el terror de los competidores. Mercedes y la armada alemana eran un recuerdo de hace dos décadas, mientras los ingleses comenzaban una guerra inútil contra los italianos, era algo así como David contra Goliat.

Poco después Mercedes aterriza y aterroriza a la competencia con su auto, el W196 aprovechó toda la experiencia germana en la segunda guerra mundial, vistió de gala la carrocería de aluminio, dotó el motor de inyección directa; esto fue el complemento idóneo para que el talento de Juan Manuel Fangio y Stirlng Moss les diera nueve de 12 victorias en las temporadas 1954 y 1955.

Dos años de gloria fueron suficientes para los de Stuttgart, y los ingleses de la mano de Colin Chapman lograron lo imposible, vencer con auto minúsculos los imponentes autos italianos. Primero el poco peso y la agilidad consiguiente le siguieron las genialidades del ingeniero estrella de Lotus.

Cincuenta años después Lotus es una compañía malaya que sigue compitiendo en el campeonato mundial pero bajo diferente denominación porque el nombre es propiedad de otra compañía además Jim Clark fue remplazado por Kimi Raikkönën. Sin embargo, la Fórmula 1 sigue siendo la misma.

Ferrari desea que la categoría sea en verdad el punto culminante de la industria automotriz, su visión es la de tener un auto con un motor potente y con la posibilidad de probarlo en condiciones reales de pista. Ellos tienen dos pistas y fueron ellos los que odiaron desde el principio la introducción de los nuevos V6 turbo; Asimismo, los de Maranello fueron pieza clave en la reformulación de los 1.6 cuatro cilindros a favor de los V6.

Los alemanes siguen también en la misma tónica, desde la introducción de sus plantas motrices, han disfrutado de la mayor potencia pura y dura, simplemente han demolido en Monza desde su llegada. El consumo no es lo suyo y menos el cuidado de las gomas, los neumáticos del Mercedes W03, el McLaren MP4-27 y el Force India VJM05 fueron lo más agresivos con los Pirelli durante la temporada pasada.

Y los ingleses siguen dominando gracias a su creatividad, las normativas de peso ya no les concede ventaja, pero sí sus hábiles mentes capaces de crear los escapes soplados o el doble fondo, aditamentos centrales en el dominio de Jenson Button en la primera mitad del 2009 y la incontestable temporada 2011 de Sebastian Vettel.

La Fórmula 1 cambia, es innegable, pero si estas características, a mi parecer, son intrínsecas a los que cada ideología nacional entiende por un monoplaza de este nivel. Pedirle a un italiano un auto desarrollado desde el punto de vista de la inglés sería como un Lotus Elise con motores de la división AMG de Mercedes. Si bien, la globalización y la competitividad este borrando fronteras, sólo el natal entiende su idioma a la perfección.

@Herr_FER

Compartir...Email this to someoneShare on Google+Share on FacebookTweet about this on Twitter

Acerca de 

Productor de Radio y TV de programas deportivos. Aficionado a los Pumas, Real Madrid.
Fan de todo mexicano que se decida a destacar en cualquier disciplina

Author: Oscar Hernandez

Productor de Radio y TV de programas deportivos. Aficionado a los Pumas, Real Madrid. Fan de todo mexicano que se decida a destacar en cualquier disciplina

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.